domingo, 24 de abril de 2016




Allí, donde estuve yo.

Desde ese llanto de todas las palabras,
donde el enigma
se sostiene
en la voz
que se destapa en lágrimas,
allí, en ese momento,
cuando eres vida y muerte
a un mismo tiempo,
cuando luces calma y desconcierto
a un mismo tiempo,
allí,
allí donde ya no  surte efecto
la memoria
ni el latido
ni el olvido
ni las explicaciones...
allí
estuve
yo
buscándote.

©Concha González.

5 comentarios:

  1. Sutileza y hondura máximas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Sutileza y hondura máximas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un lugar donde lo que no existe pareciera hacerlo. Allí también estuve y a veces sigo estando. Un poema magnífico.

    ResponderEliminar