lunes, 10 de noviembre de 2014

LA PERSISTENTE SONRISA




LA PERSISTENTE SONRISA


Te olvidaste de vivir
como viven 
las personas 
que permutan los destinos 
por deseos,
las que ocupan las mañanas
en faenas mundanales
por designios de los hombres.

Te olvidaste de vivir
como viven las personas
que en las tardes
profesan el amor a la familia
y a su causa

Te olvidaste de vivir 
así como viven 
las personas
que en las noches se aman 
sin entornar los ojos
ante la oscuridad que se desata,
las que no entonan la canción
de las excusas
como inicio de batallas.

Te olvidaste de vivir.

No recuerdas ya al galeno 
que te desterró al deceso
del que respira
ni de que acataste sumiso la pena impuesta
por la vida
sin recurrir sentencia.


Te olvidaste
y,  sin embargo invocas con orgullo
al  joven fuerte que ayer fuiste 
aquel que poseía el tiempo 
en herencia compartida
como si ese estatus de eternidad 
apenas retenida
rejuveneciera el lánguido recuerdo 
de tus días muertos...

Porque no te ves
fuera de la orilla, todavía
ni tampoco braceando
incansable
mar adentro.

Porque ya no te ves.

Apenas si te escuchas
cuando duermes
arropado al calor de la inconsciencia 
mientras esbozas esa  única sonrisa 
que todavía te resta 
de entre todas las vencidas
en tu frágil consciencia.

Esa única sonrisa que persiste
tras el sueño cotidiano
jamás pensó 
en abandonar tu rostro
jamás pensó
en abandonar tu mente.

Algo  tendrás aún que decirte, supongo.
Algo tendrás aún que decirte
pues subsiste tu palabra y tu persona
entre las bambalinas opacas
de la desmemoria.

Algo tendrás aún
que decirte.

©Concha González.









4 comentarios:

  1. Es curioso, en mi repaso quincenal por los blogs amigos, estoy encontrando hoy como tema central, la recuperación de la vida no vivida. En tu caso, el hecho de usar la segunda persona provoca un aparente distanciamiento que enriquece ese aviso a navegantes. Me gusta, sí.
    Abrazos, siempre

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que te guste Amando, para mi es un privilegio.
      Supongo que no nos damos cuenta de como se nos va el tiempo, y de la vida dentro de él.
      Gracias por tu atención y lectura.
      Un abrazo. Concha.

      Eliminar
  2. Me alegro de no ser yo a quien va dedicado este poema-aunque el que esté libre de culpa que tire la primera piedra, peligroso dicho para lo indulgentes que somos para nosotros mismos-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que sí Fernando. Demasiado indulgentes quizás...

      Eliminar